domingo, 29 de mayo de 2011

elegancia y color del alma

Hoy toca limpieza, necesito cambiar mis muebles de sitio. Cambio mi ropa de invierno por la de verano, reciclo ropa vieja por algún modelito nuevo. Cambio botas por sandalias. Colores oscuros, negros, grises por colores vivos, estridentes, a veces brillantes y con divertidos dibujos que llenarán los días de verano.

Nada puede seguir inmóvil todo cambia, las estaciones nos hacen cambiar las sensaciones en nuestro cuerpo. Percibimos el frio y el calor según la etapa estacional, y así nos vestimos , pero también según nuestro ciclo vital y anímico nos vestimos de un color u otro que nos define ese día. Y pienso que también nos condiciona  así el cómo nos preparamos para disfrutar del día y de las sensaciones que vendrán.

Hoy pensaba en la elegancia y el color del alma, reflexión profunda y que yo sólo me atrevo a decir:  que según sentimos nuestra alma tambíén nos condiciona a la hora de vestirnos y elegir color, elegancia y abalorios que nos arropen el cuerpo, el sentimiento. A mí así me pasa. Me visto y me desvisto siempre según lo que siento dentro de mi ser, sin duda mi alma tiene sus colores preferidos.  A la vez sé que  cuando me siento mejor también siento que he elegido mi vestido preferido, pareciera que todo acompaña hacia donde el cuerpo y el ambiente nos hace sentirnos vivos y con ganas de afrontar un bello día sea de la estación que fuere. Todo y  que hay estaciones preferidas, también es cierto que nuestra alma elige el frio , la calor o la templanza según nuestro estado interior íntimo y personal. Así me lo parece a mi , pues es como lo vivo y percibo en mi cuerpo. Y cuando miro el espejo sé que ese día mi alma tiene un color que la describe, ella siempre habla y siente si la sabemos cuidar, mimar y escuchar. No hay nada mejor cómo saber escuchar, sentir, vestir o desvestir el alma ya que es nuestro mejor vestuario.

fotografía  mía donde la playa también se viste.

11 comentarios:

Ricardo Miñana dijo...

Tu lo dices saber escuchar,
es la mejor reflexión.
Te dejo mi saludo y deseo que tengas
una feliz semana.
un abrazo.

Tracy dijo...

¡Qué razón tienes!, hay días queno te apetece ni vestirte.

Pepe Farrés dijo...

La verdad, es que yo para la ropa siempre he sido un poco desastre, me pongo lo primero que pillo.
En lo que estoy convencido, es que si el alma tiene color, la tuya tiene que tener color muy cálido y brillante.
Un Saludo

caminante dijo...

Tocas realidades profundas maría. Excelente y sin desperdicio tu entrada. Muchos abrazos.

María dijo...

Ricardo: Gracias por tu paseo por aquí,y que tengas linda semana tu también. Abrazo

Tracy:pues si a veces mejor ir desnuda, jejeje. besote y lindas fotos las tuyas

Pepe: me has sonrojado y todo. Gracias por tu mirada de color a mi alma , encantanda me he quedado

Caminante:ese excelente que me pones me lo guardo para mí , gracias tu profundizas bien tus post no lo dudes. Abrazos

BESANA.(Isabel/María) dijo...

Hola Maria,que razón tienes, cuando dices que el alma tiene sus colores preferidos ¡ me encanta!

Un abrazo.
Isabel.

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

Seguro que tu alma brilla y da alegria y amor por donde pasa.UN SALUDO.J.R.

María dijo...

Besana:pues si me encanta la variedad de colores que tiene el alma..., a elegir. Un beso

José Ramón: gracias por tu mirada tan bonita hacia mi alma, no sé yo si tanto eh! pero me agrada tu detalle que llena hoy mi alma y como no viniendo del entorno mágico del norte y su gente me llega más. Un abrazo cercano

BESANA.(Isabel/María) dijo...

Hola Maria,gracias por visitarme,me dices que me enviaste algo pero no me llego.Si te parece me lo envias de nuevo que yo estaré encantada de recibirlo.

Un fuerte abrazo.

Isabel.

Isaura del Valle dijo...

Hay quien dice que es el estado de ánimo el que "manda" en el vestir..., que nos ponemos colores oscuros si estamos tristes, y colores alegres si estamos contentos. Yo digo que ponemos mucha más atención en nuestro vestuario,y en arreglarnos bien, cuando "andamos medio-enamoriscados" ¿?
En cualquier caso, sacar la ropa de temporada, hacer limpieza de armario, añadir prendas nuevas..., cambiar los muebles de sitio..., es casi como una catasis, nos afecta igual, nos renueva por dentro, o esos creemos, y nos hace sentir mucho mejor.

Un beso María.

María dijo...

HOla Besana, si recibí el tuyo ya. Un placer comunicarnos y ya nos vamos leyendo. Un abrazo para tí

Isaura: me encanta estas reflexiones tuyas, si el ánimo ,todo debe ser eso. Como tu dices lo importante es que todo eso nos renueva y creerlo nos ayuda a estar bien. Yo me lo creo, jejeje. Un beso animoso para tí.